04 enero 2010

¡HOY HABLE CON MI ABUELO, HOY CREO EN DIOS!


¡HOY HABLE CON MI ABUELO, HOY CREO EN DIOS!
Refugiado en la oscuridad y entre sollozos, estaba pensando el por qué la vida hasta ese momento se reflejaba tan injusta conmigo, y cómo terminar con esta pugna maquiavélica que tengo con mi destino; pero no encontraba solución alguna en mi mismo, así que decidí usar otras tácticas para encontrar solución a mis problemas y terminar con este embrollo. Repentinamente algo insólito sucedió en aquella habitación, una luz blanca y muy luminosa me ilumino, y con un aire beatifico surgió una voz en mi pensamiento; desde ese mismo instante deje de lado mi comportamiento impío, y decidí ser todo un mojigato (eso fue porque nunca antes me había sucedido algo similar); esa voz me dijo “confía en mi, qué pasa hijo”, y sin saber de donde provenía esa misteriosa voz, le respondí y comencé a contar el porqué de mi tristeza (como era obvio todo esto fue por una mujer, que tontamente se quiso alejar); y con una respuesta muy corta y sincera me dijo:
Si te amaba, hubiera sido sincera;
Si te quería, no hubiera besado otros labios;
Si te valoraba, no hubiera pensado en otro;
Si le gustabas,…….., sí, eso fue, solo un Gusto.

Aunque no entendí a la perfección lo que me quiso decir, solo pedí algo magnifico “que se establezca en mi un cambio repentino, y comenzar a vivir de nuevo”.
Este fue un momento apoteósico, ya que sentí una mano en mi rostro, secando mis lagrimas y una voz que me dijo “te quiero- tu abuelo”.
Ha pasado ya una semana y me siento mucho mejor, aunque me ha sido muy difícil olvidar aquella persona por la cual ha sucedido todo estos acontecimientos, creo que he vuelto a sentir un nuevo ser dentro mío, que necesita ser explotado rotundamente.
PS: a mi abuelo (si es que tienes Internet, donde sea que estés), gracias por ese consejo tan profundo, aunque no lo entendí. El día que yo muera te visitare…

(LUIGUI)

1 comentario:

Isaac Ore dijo...

Todo en este mundo termina, todo hasta lo que algun dia se pensó seria para siempre , aunque es bueno conversar aveces la ilusión de un niño , es bueno tambien que cuando se rompe, saber contrarestarlo al instante con una ilusión de hombre.


Isaac Oré .


PS . buena crónica.